sábado, septiembre 30, 2006

Un mostrador del consumismo: Zebo.com

"Baxter C, de 13 años, es dueño de una Yamaha todoterreno. Hayley J., de 19 años, tiene unas zapatillas Converse rosas. Laurie H., de 16 años, ha amasado una cuantiosa colección de dispensadores Pez. Todos tienen un perfil en Zebo.com, una nueva página web especializada en listas de pertenencias corrientes de jóvenes consumidores, con miembros provenientes de Estados Unidos, Canadá, Reino Unido e Irlanda, y de lugares tan lejanos como Filipinas, Australia y Nueva Zelanda.

Si Internet anima a la gente a compartir con el mundo lo que tiene en el alma, Zebo les lleva a compartir lo que tienen en su casa. "Es muy distinto e interesante", comenta Kara Valenciano, una estudiante de 19 años de la Universidad de San Francisco, miembro del club virtual. "Resulta divertido el mero hecho de colgar una lista de tus cosas".

Zebo.com no es salaz ni chismosa. Los listados de posesiones de desconocidos son tan interesantes como una lista de la compra. Sin embargo, cuatro millones de personas se han registrado en la página gratuita desde enero, según Roy de Souza, el fundador y director general de Zebo. La mayoría tienen entre 16 y 25 años, señala.

"A la generación anterior le parece un poco raro", dice De Souza, que vive en San Francisco. "A la gente joven le gusta mucho enseñar estas cosas a sus amigos".

Pero, ¿por qué? La gente sólo acostumbra a confeccionar una lista de sus posesiones para presentar una reclamación al seguro o para escribir una canción de rap, salvo que sean materialistas extremos. Los consumidores más jóvenes van incluso más allá y hacen públicas esas listas. Es casi una declaración de la máxima "el que más juguetes tenga, gana". Pero De Souza lo ve de otra manera. "Para los jóvenes, se es lo que se tiene", asegura. "Crean estas listas porque les definen".

Karly Mossberg, una estudiante de 18 años del San Francisco Art Institute, dice que le gusta escribir notas en su perfil digital sobre las cosas que quiere. "Me obsesiona ir de compras y también soy muy organizada", añade. "Es como mi agenda".

Pero lo que resulta todavía más interesante para esta primera oleada de usuarios es ver lo que tienen y lo que quieren los demás. Por eso, Zebo en muchos sentidos es una página de contacto social, con varias características comunes con MySpace. Hasta ahora, Zebo es incluso sana. El vicio principal de sus usuarios es la codicia. Es como MySpace, dice Mossberg, pero "sin la parte siniestra"." (el país)

0 Aportes al review:

Publicar un comentario

Vínculos a este review:

Crear un vínculo

<< Home